Archive for the ‘Etapa I. Proyección empresarial del grupo’ Category

El producto social, entendido a partir de este momento como grupo musical, ha de promover una serie de ideas fundamentales. El primer concepto a resaltar es el de energía, el cual se apoya en el público juvenil al cual está destinada la música. Sin embargo ha de matizarse que dicha energía no tiene por qué traducirse como acción, sino como una exteriorización de las emociones en un momento concreto. Con esto se quiere desvincular a la formación de cualquier tipo de reivindicación, movilización o ansia de cambio; dándose así una lectura asociada a la diversión y a la libre expresión de sentimientos.

Como podemos ver, de esta primera idea deriva el segundo concepto, que actúa como marco para su desarrollo musical. Se trata del positivismo, una actitud que ha de estar presente en todo momento a la hora de llevar a cabo su actividad. Es decir, la alegría y el entretenimiento han de ser una característica fundamental, y a su vez el nexo primario entre los artistas y su público.

Un tercer elemento a resaltar en la estructura primaria del grupo es el apoyo, entendido como una conexión con la juventud mediante el entendimiento de sus problemas. De este modo, la música es una herramienta para adaptarse a las diversas facetas de la vida, que permite aceptar y sobrellevar los problemas juveniles. Asimismo, ha de ser un elemento motivador para llevar a cabo proyectos personales, superando sus inseguridades.

Desde un primer momento somos conscientes de los problemas a los que se enfrenta la sociedad de hoy en día. La progresiva pérdida de los valores, la falta de confianza en sus organismos básicos, el contínuo desgaste del sentimiento colectivo, que avanza cada vez más a un plano individual, y el constante aumento de las desigualdades son asuntos con los que todos y cada uno de sus integrantes conviven.

En el centro de este amplio tejido social se encuentra la juventud, denominada “generación X” por sus visibles carencias a la hora de argumentar su descontento con el mundo que les rodea. Nos escontramos ante una notable disminución de la capacidad de convertir la crítica en un hecho, lo cual presenta una mayoría juvenil con mucho que decir, y a su vez incapaz de argumentar o llevar a cabo su pensamiento. Lamentablemente, de este modelo de presunto “estancamiento”, afloran problemas como la falta de personalidad, que llevan en últmo término a la asimilación gratuita de modelos sociales.

De este modo, nuestra generación de jóvenes se convierte en una “masa” muy diversificada, dado que el nacimiento y evolución de las tendencias están a la orden del día, ofreciendose así un amplio abanico de posibilidades en lo que a grupos sociales se refiere. Sin embargo, hay que recalcar el concepto de masa por el hecho de responder a  un malestar general caracterizado por la carencia de soluciones, focalizado en la figura del joven como víctima de las injusticias sociales, incapaz de agruparse y reaccionar ante ello de forma coordinada.

Conscientes de sus problemas e inquietudes, se busca aportar mediante la música (personificada en una figura también joven que facilite la identificación) una vía de escape ante las dificultades que les plantea la sociedad. De este modo, la energía, el positivismo y el apoyo son puntos clave que refuerzan su identidad y a su vez le impulsan a llevar a cabo sus sueños en un entorno inestable. Así, lejos de entrar en comparaciones con anteriores generaciones o reprochar su falta de acción, ofrecemos a los jóvenes una visión positiva de sí mismos, con la cual puedan desenvolverse en su día a día.

Advertisements

Es un hecho que la imagen se ha convertido en uno de los factores más importantes e influyentes en la actualidad.

La superficialidad es uno de los aspectos que caracteriza a la sociedad moderna, algo que se refleja en que cada vez más los personajes públicos. Los medios que los patrocinan se interesan en trabajar y cuidar la apariencia física de los mismos, pues la buena impresión que esto genera es sinónimo de éxito.

La imagen es un fenómeno cultural, crea tendencias y promueve el consumo de aquellas personas que quieren adoptarla.

Además, es una herramienta que permite acceder a un grupo específico de personas, lo que, en nuestro caso, puede ayudarnos a diseñar un perfil previo del público al que queremos llegar con nuestro producto cultural.

Es por ello que antes de llevarlo a cabo se han determinado las características que sería conveniente que tuviera el grupo en general y cada uno de sus integrantes en particular.

Para ello ha sido necesario un estudio social retrospectivo, en el que se ha observado a anteriores figuras mediáticas y a las imágenes personales que estas han impulsado y que han sido básicas en su trayectoria, así como a las masas en las que han tenido mayor o menor impacto. Esto ha sido necesario para establecer los pilares que creemos que tendrán una importancia fundamental a la hora de impulsar nuestro producto.

En conclusión, la imagen que interesaría construir está apoyada sobre un buen aspecto general de los integrantes del grupo (cuatro personas), que compartan el atractivo físico y un buen porte. Además, convendría establecer una media de edad de entre 20 y 25 años, bastante vinculada al estilo informal y casual, ligeramente rockero que deseamos.

Dentro de estas características, el conjunto puede ser en su mayoría homogéneo, pero es interesante que individualmente presenten ciertas particularidades que les diferencien unos de otros, creando una mínima heterogeneidad.

En primer lugar, convendría un cantante con personalidad que represente la figura principal del grupo. Ha de ser hombre, preferiblemente rubio, con el pelo medianamente largo y peinado, y siempre afeitado o con barba de pocos días. Debe ir habitualmente bien vestido. Es necesario que además de aportar la voz sepa tocar la guitarra. El hecho de que este sea el referente dentro del combinado es interesante en cuanto a contar con un sujeto que sea activo y sepa tomar las riendas del mismo. Exaltando este aspecto se puede mediatizar su imagen.

En segundo término, un guitarra solista hombre, algo más informal y ligeramente extravagante. Le caracterizaría su peinado voluminoso y sus largas patillas. En cuanto a la vestimenta, llevaría botas y pantalones ceñidos, camisetas de grupos y una camisa a cuadros y gafas de sol. En contraposición con el estilo formal y centrado del cantante, el guitarra, atendiendo a un tópico, podría mostrar un aspecto más desenfadado que aporte diversidad.

Conviene integrar una mujer que toque el bajo. Es fundamental que sea atractiva, aunque no exuberante, y su vestimenta puede variar según dos estilos, uno con chaleco, vaqueros y zapatillas “converse”, y otro más adaptado a la moda. Puede convertirse en el gancho para el público masculino, además de un icono para las chicas.

Por último, un batería corpulento, con el pelo revuelto y que siempre llevaría puesta una boina. Debe lucir un visible tatuaje en el antebrazo, por lo que habitualmente llevaría camisetas de manga corta. Los vaqueros y las zapatillas completarían su vestuario general.

Comparación con el manejo de la imagen en otros productos similares en el pasado.

En las siguientes líneas se pretende demostrar que no es la primera vez que una empresa busca personas o grupos para manejar su imagen y hacer de ellos un producto cultural que mueva masas y genere beneficios. A continuación se nombrarán algunos de estos productos culturales inducidos que hemos seleccionado para compararlos con nuestro producto y sus múltiples fases de creación.

 

En el pasado, se han visto numerosos casos de artistas que se han dado a conocer de este modo. Pero sin ir tan lejos, actualmente se ve cómo compañías como Disney Channel están continuamente forjando y produciendo estrellas que venden a nivel mundial, como es el caso de Miley Cyrus, los Jonas Brothers o Justin Bieber, que en los últimos premios de la cadena de la televisión MTV ha sido uno de los artistas más premiados junto a la célebre Lady Gaga. Como bien se puede observar, cuando una compañía discográfica invierte tiempo y dinero en un sujeto determinado lo hace asegurándose de que obtendrán los objetivos planteados en un primer momento. Trabajan sobre aquel que creen que ofrecerá lo mejor tanto para la empresa como para el público. Hay famosos que nacieron en esta misma cadena y que hoy día son muy prestigiosos y conocidos internacionalmente.

Una de ellas es la denominada reina del pop, Britney Spears que fue la primera cantante más joven que consiguió que su álbum debut se convierta en número 1 en los Estados Unidos. Contaba con un buen aspecto, era muy joven y además sus producciones estaban diseñadas para gustar al público: melodías pegadizas, una impresionante coreografía, una vestimenta provocativa, un sonido electropop inmerso en letras de índole sexual y sensacionalista… Se trabajaba sobre esta imagen de chica sensual y capaz de todo. Esto ha provocado su efecto en una buena parte de la sociedad que admira cómo es y lo que hace. Sus apariciones ante los espectadores tenían que ir acorde con el tipo de famosa que era. Se creó un perfil para ella que la definía ante los demás y la hacía fácilmente reconocible y destacable. Así logró triunfar y ser comparada con la verdadera reina del pop: Madonna. Otro de los chicos famosos de Disney es Justin Timberlake que también comenzó siendo un niño que la cadena formó y logró llevar a la fama internacional. Se supone que estos nuevos jóvenes (nombrados anteriormente) que ya se están abriendo camino en la costosa montaña de la fama como iconos musicales juveniles, darán mucho que hablar gracias a su espectacular lanzamiento al mercado.


Otro famosísimo grupo es el que componen los Back Street Boys, que también han tenido un fuerte impacto en el panorama musical internacional y se formaron tras ser seleccionados en un casting que había sido anunciado en periódicos locales de la ciudad de Orlando. Un millonario de la zona, Lou Pearlman, tenía el deseo de crear un grupo de cinco chicos que supieran cantar y bailar y lo puso en marcha. Seleccionó a aquellos que consideró que tenían más talento, chicos que se tuvieran porte de artistas, que a pesar de su juventud ya tuvieran experiencia en canto u otras artes relacionadas. No pretendían darles a conocer tras unos pocos ensayos, sino que decidieron someterlos a intensos entrenamientos vocales, de danza, de grabación en estudios y actuaciones en algunos locales para que estuvieran preparados para poder alcanzar la cúspide más alta de su carrera. Así fue como diseñaron el perfil del grupo, dedicando tiempo a su formación y exaltando su talento, su juventud y su belleza para obtener una buena recepción por parte del público. Tras su éxito en grupo, algunos de ellos se sabe que han ampliado sus capacidades artísticas con trabajos en solitario. Los Back Street Boys permanecen juntos y parece ser que a pesar de los cambios que han sufrido la industria musical y las modas, ellos se mantienen bastante fieles a sus primeros pasos y a sus fans, que son los de siempre. Con ellos se ha logrado crear no solo un grupo sino también toda una generación de seguidores.


Los Basck Streets Boys no fueron los únicos afortunados de pertenecer a un proyecto de un millonario (Stanley August Miesegaes) que buscaba formar un grupo. Fue también a través de un anuncio en el periódico como nació Supertramp, un conjunto que se erige a sí mismo como una banda de culto, en el verano de 1969. Pero su suerte no llegó al nivel de las estrellas estadounidenses de la “calle de atrás” que aparecerían a principios de los noventa. Supertramp poseía calidad musical pero fue un fracaso comercial, lo que les llevó a ir quedándose poco a poco sin apoyos, tanto económico por parte de los productores como integral por parte de algunos componentes del grupo. Sus capacidades de llegar al público únicamente a través de la música parecieron no resultar suficientes y no tenían un plan alternativo basado en ningún otro elemento como puede ser la imagen, tan sobrevalorada actualmente.

Una banda que tampoco fue capaz de mantener su éxito por mucho tiempo, no por fracaso de ventas como la anterior, sino debido a problemas tanto internos como externos, son los revolucionarios Sex Pistols, que han marcado todo un hito en la historia de la música. Estos londinenses son los responsables de haber iniciado el movimiento punk en Inglaterra allá por el año 1975, un movimiento en el que la música era una forma de expresar sus desacuerdos con la realidad. A través de la distorsión, el volumen excesivamente elevado de sus canciones y las provocaciones de vocalización fueron elementos decisivos para el triunfo del punk como género musical, pero en la promoción de este grupo fue fundamental la imagen que vendían. Su manager y empresario Malcolm Mclaren estaba especialmente interesado en encontrar a chicos que pudiesen ser percibidos como chicos malos para captar una mayor atención en un público que iba a escuchar un nuevo estilo de música que tendría que aprender a entender para poder hacer un verdadero producto cultural de ellos. Su objetivo era buscar chicos con caracteres difíciles que generasen controversias provocativas no solo a través de sus letras polémicas y nihilistas sino también mediante su aspecto y su comportamiento y despertar así un rápido interés hacia ellos. De hecho, este último era su principal forma de publicitarse. Sus productores provocaban a los integrantes del grupo para que mostraran su lado más agresivo, generar noticia y exhibir sus actos en todos los medios de comunicación posibles. Su actitud rebelde -tanto dentro como fuera de los escenarios- el modo vanguardista en el que se vestían, su manera de decir las cosas, sus pelos originales y cortos (algo no muy común a mitad de los setenta cuando llevar el pelo largo era lo moderno) pronto fueron los principales rasgos que sus fans adoptaron también como propios. Así es como se crearon iconos del punk como la bandera anarquista o los peinados con crestas extravagantes. Debido al caos que les caracterizaba en tan solo tres años deshicieron el grupo, tras la muerte del bajista (Sid Vicious) por una sobredosis de heroína. Unos jóvenes muy influyentes en la sociedad del momento cuya imagen lo fue todo para su promoción y su conquista en el espectro musical. Sus influencias no se acaban únicamente en el terreno de la composición. Además de ser los pioneros de un nuevo género que ha marcado a las posteriores producciones del punk, así como del rock alternativo, han servido de modelos para otras artes, como el cine. El director de la última película de Batman, Christopher Nolan, aseguró haber tomado de ejemplo la imagen del cantante de los Sex Pistols (Lydon) para crear al personaje del jóker.

La conclusión de toda esta exposición de información sobre algunos músicos es dar a entender que todos ellos han sido confeccionados para provocar un efecto en la sociedad en un momento determinado. El estudio de los mismos permite conocer un poco mejor las formas de pensar de las personas a quienes se dirigen, pues están creados con el objetivo de satisfacerles para que los consuman como productos culturales.

Este vídeo acerca de los inicios de The Beatles, refleja claramente todo lo comentado hasta ahora:

La importancia de la apariencia en la sociedad de consumo.

Creemos relevante comentar este punto ya que, al intentar crear un producto mediático, se ha de tener en cuenta la imagen del mismo para así satisfacer las necesidades del consumidor.

Como es sabido por todos, la sociedad actual destaca por su alto índice de consumo, así como del cuidado de la imagen del mismo individuo. Por lo que productos como cosméticos o en el apartado de la alimentación, la llamada dietética, son un ejemplo de lo que demanda la sociedad. Y es que si conviviésemos en otro tipo sistema económico (diferente al capitalismo) uno de los cambios sería en este punto. Un claro ejemplo es que ante la crisis se ha reducido la venta de estos productos, así como la asistencia a centros de belleza o peluquerías.

Ahora bien, retomando el tema de debate, la sociedad es muy crítica con todo aquel que no sigue las pautas establecidas por la cambiante corriente de la moda. Podríamos establecer como ejemplo de individuo anti-social (para la misma sociedad) a alguien que no escucha los grupos que están de moda, que no viste tal y como lo hace el 90% de los mortales o que no le importa cuidar tanto su imagen exterior.

En la línea de lo último expresado, cabe destacar la rotunda caída de lo interior frente a lo exterior. Anteriormente, hablando en términos históricos, la calidad de una persona se medía por su grado de espiritualidad. Es curioso como ahora esa necesidad de “Dios” ha sido sustituida de forma natural por la necesidad del “ego”. De tal manera que uno de los requisitos fundamentales para estar dentro de la sociedad es tener una cartera de un tamaño importante.

Tal vez el asunto que más se puede criticar a la misma sociedad consumista es propio afán de exclusión. Dentro de la sociedad humana actual hay unos estamentos parecidos a los feudales en forma de la clásica pirámide; en la base se encontraría la clase baja, siendo ésta la más numerosa y formada por todo aquel que no disponga del suficiente capital como para mantenerse; a continuación la clase media, también numerosa, aunque en menor medida, compuesta por gran parte de la población de los países del primer mundo. Por último en la cúspide se aprecia a la clase alta y dominante sobre las otras dos. Ésta es formada por una mínima parte de la población mundial, pero eso si, disponiendo de todo el poder y control. Ésta clase es la encargada de establecer los cánones a seguir por aquellos que pretendan, alguna vez en su vida, optar a entrar en su reducido y casi cerrado grupo de poder.

Junto con la libertad económica, la globalización ha sido el principal causante de la creación y difusión de la sociedad de consumo. Este proceso de mundialización se da a todos los niveles ya sea económico, tecnológico, social o cultural. Además, juegan un importante papel los medios de difusión o medios de masas, también conocidos como medios de comunicación. Esta es una relación de conveniencia ya que sin uno de los componentes de esta cadena el proceso no funcionaría. Por ejemplo sino existe suficiente tecnología como para poder emitir por satélite a todo el planeta, la globalización se paraliza y los medios pierden un posible mercado de clientes.

Por último decir que la imagen que la clase alta nos brinda no dura más de una temporada o año. Una vez pasado este periodo, el proceso vuelve a comenzar teniendo su inicio en los medios de masas. Encargados de la difusión por medio de la publicidad, que a su vez les permite seguir existiendo y crecer. A continuación, el individuo, buscando saciar su sed de consumo, busca el establecimiento más cercano para invertir su granito de arena y permitir a la sociedad de consumo seguir creciendo y ganando poder.

Estudio del escenario ideal para las representaciones.

Después de ver como el componente visual es clave, se debe analizar el escenario. La importancia del directo es esencial a la hora de crear sintonía y dinamismo con el público. La puesta en escena impacta en los espectadores e influye en el resultado de los conciertos. Por ello hacerles sentir parte del grupo no sólo les motivaría sino que crearía mayor fluidez en la relación grupo-fans. Unos amplios monitores enfocando a la gente otorga al escenario profundidad y hace sentir al público como parte del espectáculo, les convierte momentáneamente en componentes del grupo. La gente parece rodear el escenario viéndose reflejada en las pantallas. La interacción con el público puede ser mayor, la superficie del escenario podría y debería adentrarse en la masa y éste tendría fáciles accesos para que los integrantes del grupo se mezclaran -si se diera la oportunidad idónea- con sus seguidores en pleno espectáculo.

La iluminación sería siempre blanda, colores vivos pero fríos; que no cieguen y den sensación de transparencia, de claridad del mensaje. Un signo de apertura del grupo, de que ni sus letras ni ellos esconden nada. Al mismo tiempo estos focos en movimiento transmiten energía y dinamismo junto con las notas musicales.

Un escenario móvil sería la guinda final perfecta, no sólo ayudaría en la puesta de escena para impactar al público sino que apoyaría el factor sorpresa e integraría a los seguidores con los mecanismos antes mencionados. Los monitores, antes de comenzar la actuación, servirían de apoyo mostrando vídeos (como videoclips) y fotografías (de los miembros del grupo o relacionadas con la temática que quieren transmitir los integrantes del mismo).

Como se puede ver, para que algo enganche y sea creíble es muy importante la imagen que se da, hay que estudiar todos y cada uno de los elementos para captar y atraer al público si se quiere construir un verdadero producto cultural.

El grupo estará asociado a la corriente Indie, un estilo musical basado en el “hazlo tú mismo”. El mismo término ‘indie’ significa ‘independiente’. Y es que en un principio estaba ligado a las condiciones de producción y circulación de su obra, refiriéndose a aquellos músicos que producen su obra de manera independiente. De este modo se asocia a la música alternativa cuando hablamos de este género.

Con todo esto se refiere en general a cualquiera de los géneros, panoramas, subculturas y atributos estilísticos y culturales, con un acercamiento autónomo y un nivel de planteamiento que busca diferenciarse dentro del comportamiento de la masa. O al menos busca ese atractivo para romper con originalidad lo establecido. Con el movimiento se identificarían así las personas que buscaban distanciarse del sistema.

Así, aunque luego muchos si tuvieran discográficas, los valores de libertad y rebeldía se quedaban con el movimiento. La creencia de ser diferentes -siendo realmente una nueva masa social que cree no serlo ya- da alas al negocio de la música nuevamente.

Durante los años 20 las grandes compañías norteamericanas tales como Columbia Records o Virgin fueron desafiadas por cantidad de pequeñas discográficas llamadas “independientes”. Estas estaban especializadas en el mercado de música de raza (negra), que es como se clasificaba entonces a los compradores de música blues y jazz pero la crisis de finales de los años 20 minó a esas compañías que acabaron en bancarrota o en el mejor de los casos absorbidas por una gran compañía.

El término “independiente” resurge en los años 50 en Norteamérica cuando el mercado discográfico lo conformaban canciones y sus intérpretes. Las grandes corporaciones discográficas pagaban a compositores para que compusieran canciones y buscaban a intérpretes para que las presentaran. Todas ellas tenían un sistema de distribución propio que aseguraba que todas sus canciones y discos llegaran a todos los puntos del país. Sin este sistema de distribución era muy difícil hacer que un disco pudiese disfrutar de un mínimo éxito, y cualquier discográfica pequeña evidentemente no lo tenía.

Por esta época y desde 1912 existía la ASCAP (American Society of Composers, Authors and Publishers) mediante la cual los compositores y editores protegían sus intereses y que además concedía los derechos de interpretación a los medios de difusión, principalmente los radiofónicos. Esta asociación no consideraba “de buen gusto” que la música negra se pudiera escuchar por la radio así que censuraba sistemáticamente cualquier canción de blues o jazz que le pudiera llegar a través de un sello independiente. Así que además de no poderla encontrar en las tiendas, la música “diferente” tampoco se podía escuchar por las radios locales de frecuencia concesionada. Es así como surgen las radios piratas, que emitían desde vetustos cobertizos o desde embarcaciones alejadas a varios kilómetros de las costas.

En 1941 una asociación de radios y dj puso en marcha una asociación rival a la ASCAP que se llamó BMI (Broadcast Music Incorporated), que representaba a muchos compositores y editores que hasta entonces habían sido ignorados (de hillbilly, country, blues, jazz y extranjeros). La ASCAP hizo todo lo que pudo para que las radios locales no programasen canciones de la BMI, muchas canciones fueron censuradas como “Such a Nigth” de Johnie Ray por supuesta incidencia sexual, pero el virus estaba ya inoculado en la sociedad. La BMI sobrevivió e incrementaron sus ingresos y popularidad rápidamente cuando un nuevo sonido llamado Rock’n’roll nació de manos de artistas negros como Little Richard o Chuck Berry.

Sus orígenes musicales son el Punk rock, el Post punk, el New wave y el Garage rock. Los instrumentos más comunes son la guitarra eléctrica, la batería, el bajo y el teclado. Con esta popularidad ‘alternativa’ que da a entender que tienes un criterio distinto al establecido ha creado muchos subgéneros: Indie pop, C86, Madchester, Dream pop, Noise pop, Shoegazing, Brit pop, Lo-fi, Chamber pop, Indietrónica o el Post punk revival.

Actualmente los grupos más significativos son los Artic Monkeys, Radiohead, Muse, Blur, Depeche Mode, Franz Ferdinand, The Killers, Morrisey, The Strokes…

Queda claro pues que no es más que un rock catalogado de inusual y variado. The Who o The Kinks fueron la inspiración de muchos. Con estos estilos se proyectaba también una nueva forma de vestir, un nuevo panorama social musicalmente y estéticamente hablando. Grupos que experimentaban con el rock alejándose del modelo clásico. Durante la primera ola del movimiento punk, bandas como los Sex Pistols, The Clash, The Ramones y The Jam, comenzaron a desafiar los estilos y convenciones de la música rock de ese momento mediante el uso de acordes y progresiones básicos y poniendo un mayor énfasis en la velocidad y actitud. Más tarde algunas bandas comenzaron a experimentar con estructuras más desafiantes y un enfoque artístico más introvertido, complejo y experimental. El post-punk estableció las bases para el rock alternativo al expandir la idea de lo que la música punk y underground podía hacer.

Papel del género en la sociedad

El Rock es un fenómeno propio de las sociedades occidentales modernas, en donde se da un modelo político asociado a la democracia y un modelo económico basado en el capitalismo. Desde los años 60 ha sufrido una contínua evolución, impulsada en todo momento por la juventud. Ante esto, podemos obtener una primera lectura del género, en donde lo entendemos como un nexo entre los jóvenes que les permite conocer diversas identidades y llevar más allá su pensamiento, en forma de expresión cultural.

Podemos entenderlo también como un espacio basado en la igualdad, en donde las ideas y los valores juveniles toman forma y evolucionan gracias al constraste entre sí. Esto puede verse claramente en la enorme diversificación de géneros derivados del Rock, que a día de hoy abarcan desde la vertiente más comercial del Rock/Pop, pasando por las múltiples fusiones del Rock Progresivo, hasta llegar a la contundente forma de Metal. De este modo, a partir de la tolerancia, se eliminan las barreras ideológicas para convertirlo así en una verdadera disciplina artística y universal.

Su popularidad y su crecimiento son la muestra de su necesaria existencia, siendo el espacio cultural más recurrido por parte de los jóvenes dada su gran flexibilidad. Sin embargo, cabe resaltar que lo que en un primer momento fue un lugar idóneo para promover la movilización y el cambio, con el tiempo se convirtió en un espacio hermético en el cual la juventud proyectó sus ideas, sin que estas llevaran asociadas consigo a la acción. De este modo, vemos una evolución en la contundencia y forma del pensamiento manifestado en forma de música y letra, y a su vez un retroceso en cuanto al papel del Rock en la dinámica social. A día de hoy, las diversas ramificaciones del género dan lugar a una categorización de sus seguidores por parte del entorno social, el cual los clasifica como “punkies”, “heavies”, “hardcore”, etc; pasándose del Rock como estandarte de cambio, al Rock como mero identificador social.

En sus múltiples evoluciones, el Indie es en esencia algo que va más allá de una parcelación, refiriéndose a cualquier tipo de artista que pruduzca de forma independiente su obra. Su máxima manifestación se da mediante el Movimiento Indie. Sin embargo, nos limitaremos a su vertiente más concreta, entendiéndolo como una derivación del Punk y el Garage de mediados de los 80. De este modo, podemos ver una ruptura con el modelo de consumo masivo, en donde la figura de las grandes discográficas delimitan y explotan el mercado. Este principio de independencia del entorno masivo y comercial, es anclaje fundamental con el Rock, que promueve una desvinculación de cualquier tipo de tendencia asociada al consumo como puede resultar el pop.

Ante esta perspectiva, el Indie supone un marco esencialmente liberal, que explota la imaginación y las capacidades personales del músico. Esto ofrece una alternativa a sus seguidores, en donde las tendencias mayoritarias pierden protagonismo, y el mensaje tiene un tinte más personal y por tanto auténtico. Esta propuesta sin embargo no tiene por qué limitar la afiliación de un grupo a una compañía internacional, a pesar de que el género naciera ligado a este hecho. Grandes grupos asociados al mismo, como Radiohead (Capitol Records, Parlophone), Artic Monkeys (Domino Records), Depeche Mode (EMI,Virgin Records, Capitol Records) o Muse (Warner Records) estan como podemos ver adheridos a grandes discográficas que distribuyen su material. Esto demuestra que la originialidad y el elemento alternativo de su música no erradica estrictamente en su modelo de negocio, sino en la esencia de su mensaje, pudiendo alcanzarse un margen respecto del entramado social aún estando sujetos a su dinámica para ser distribuídos y producidos.

Con el grupo se busca crear un nuevo fenómeno masivo, un producto cultural que se convierta en un punto de referencia dentro de la sociedad. Una figura que sea un foco de imitaciones, un modelo de conducta y de apariencia que acabe siendo considerado por los individuos como algo imprescindible en su vida.

Como se ha dicho, la imagen es uno de los puntos en los que mayor hincapié queremos hacer, pues está comprobado que constituye uno de los aspectos de mayor influencia y que mejor recepción garantiza de entrada. Si algo entra por los ojos se tiene mucho ganado.

Interesa, por tanto, que la apariencia de nuestros sujetos sea la principal fuente de ingresos. Debe crear un impacto en el público al que nos dirigimos, el cual querrá parecerse a sus nuevos ídolos.

Se ha determinado previamente que buscamos la masa joven, superficial, conformista y carente de ideales propios, que se deje llevar por las modas y sea fácilmente influenciable.

Es por ello, que a través de nuestro producto queremos insertar la idea de que son parte de un movimiento social, que tienen una mentalidad común y conforman un grupo afín cuyos puntos comunes se ven proyectados en la música que escuchan. No obstante, no es más que un falso modo de vida, un pensamiento inducido, pues sólo pretendemos influir en el día a día en cuanto a generar un hábito consumista con el objetivo de imitar aquello que hacemos ver, y en ningún caso cambiar las bases de este conjunto social. No buscamos incitarles a que piensen, ni transformar su pasividad en movilización, pues es precisamente ese seguimiento mecánico de las masas lo que nos beneficia y satisface nuestros intereses.

Se elige llegar sobretodo al grupo de los jóvenes al ser estos más abiertos al consumo masivo de productos audiovisuales y exigiendo menos que alguien de mayor edad, quien podría poseer mayores conocimientos musicales y, por lo tanto, desechar nuestro producto.

Ya de forma independiente a la edad, ese público ha de ser superficial. La banda al cuidar minuciosamente su estética atraerá a gente que vea en ese aspecto una imagen en la que verse reflejados. Es decir, el público ha de ver en los miembros de la banda, personas que van a la moda y que se preocupan por su físico y no tanto por temas fríos como puede ser la política o la economía.

Asimismo, es destacable que los aficionados no tengan un razonamiento maduro que les permita criticar la música o la forma de vida llevada a cabo por los miembros del grupo.

 

Atendiendo a las características fundamentales de la sociedad actual, hay una serie de asuntos sobre los cuales es conveniente hacer referencias, tanto en el aspecto musical como estético. Ante todo, es importante señalar que el grupo no mantendrá ninguna vinculación con grupos políticos o religiosos. Desde un primer momento se quiere mostrar respeto y entendimiento a todos sus integrantes, sin importar credo ni orientación política. Asimismo, recalcar que no se hará un rechazo explícito hacia ningún tipo de idea, aunque indirectamente puede darse al apoyar ciertos ideales.

En primer lugar sería idóneo mostrar un total apoyo a la homosexualidad, promoviéndose la fraternidad con el colectivo heterosexual. La evolución ideológica social ha dado un gran paso con la consideración de la homosexualidad como una alternativa, dejando de lado el pensamiento homófobo con el que se identificó una gran mayoría hasta ahora. Este cambio en la visión global acerca de la sexualidad ha de apoyarse mediante el colectivo artístico, y sobre todo diseminarse en la juventud; ya que en su seno tiene lugar la delicada etapa en la cual se reconoce la orientación propia.

La igualdad entre la mujer y el hombre son una segunda muestra de la evolución en el pensamiento colectivo, dado que el reconocimiento y la explotación de las capacidaddes femeninas han supuesto un gran adelanto en todas y cada una de las disciplinas en las que participan. Por tanto, la juventud ha de ser consciente de esta realidad y en ningún momento se ha de desmerecer la figura de las mujeres ni se ha de pasar por alto el machismo en ninguna de sus formas.

El racismo es un problema persistente en nuestros días, por lo que es importante apoyar la igualdad entre los hombres y mujeres de todas las razas y credos. De este modo, ha de promoverse la integración de todos los actores sociales, mostrándose respaldo ante la eliminación del odio racial y del desmerecimiento en función de las condiciones sociales o fundamentales de las personas. La juventud por su carácter abierto es capaz de albergar este tipo de lecturas positivas para la sociedad del mañana, apoyándose en elementos tan importantes como las redes de comunicación que permiten la conexión con personas de todo el planeta.

El apoyo a la paz es un punto básico a trabajar en el mensaje del grupo. Podemos entenderlo como un elemento asociado a la integración anteriormente comentada, con lo cual se pretende apelar a la humanidad del público en potencia. La concienciación de la juventud en estos aspectos es enormemente positiva cara a la futura toma de decisiones en cuestiones bélicas, dado que una defensa masiva y decidida de la paz puede conseguir una alternativa a las catástrofes que incluso hoy en día sufrimos.

Finalmente, el cuidado del Medio Ambiente y el conocimiento de las medidas necesarias para llevarlo a cabo, así como las posibles consecuencias derivadas; son un tema fundamental para los ciudadanos en formación. La preservación de nuestro entorno natural es básica para conseguir un desarrollo sostenible que procure las necesidades de las generaciones venideras. Con esto, la completa armonía con la naturaleza y el respeto a la misma es un principio básico a tener en cuenta.

En conclusión, la ideología del grupo ha de estar acorde al momento, y sobre todo a la dinámica social. La ideología de la sociedad ha sufrido importantes transformaciones, las cuales han de respetarse y apoyarse por parte de los artistas de su tiempo. Esto, junto con el concepto de tolerancia, permiten su evolución en la dirección adecuada.

En el siguiente vídeo podemos ver como se puede cambiar la forma de ver el mundo de la gente a la que se moviliza y, por tanto, lo importantes que son estas características asociadas: