Archive for the ‘Etapa II. Nacimiento del grupo y modelo de marketing inicial’ Category

Nos gustaría reflejar en la presentación del nuevo grupo el por qué de la unión de estos integrantes y no de otros. Es complicado encontrar a personas que estén dispuestas a trabajar duro para obtener unos objetivos que se persiguen en función de lo que busca la empresa a través de su colaboración. Se trata de un trabajo en equipo. Un equipo no de cuatro personas –quienes componen la banda- sino de muchas más, que emplean todo su esfuerzo y empeño para que su recepción en la escena social sea la mejor posible. Es por ello que hemos buscado un grupo heterogéneo de personas que puedan complementarse aportando a los demás de aquello de lo que puedan prescindir. Cierto es que los cuatro poseen una misma característica que consideramos esencial para poder explotar más sus capacidades y aptitudes: la juventud. A través de físicos joviales y vivaces es más sencillo llegar a la gente, puesto que sienten una atracción especial por una imagen renovada y acorde con la actualidad y popularidad del momento. Personas que cumplan, o parezcan cumplir, con las pautas sociales de imagen implantadas hoy en día.

Un ejemplo de esa compenetración que buscamos lo describe perfectamente George Martin, productor de los Beatles, en el siguiente vídeo, refiriéndose a The Beatles en sus inicios:

No se trata de inducirles una forma de ser a los componentes del conjunto, ya hemos buscado a aquellos que en sus modos de comportamiento ya incluyan esos rasgos que estamos persiguiendo.

Por eso nos ha parecido interesantísimo conocerlos bien antes de proponerles un plan de promoción y desarrollo concreto. Consideramos necesario saber qué aspectos o acontecimientos, tanto internos como externos, atañen a cada uno de ellos para valorar qué conviene mostrar al público y qué no. De este modo es más fácil adivinar cuánto tiempo van a poder mantener una misma imagen y cómo va a influir en sus seguidores.

El cantante es un chico atractivo que además de tener una voz particular sabe tocar la guitarra, es una persona ambiciosa que busca el éxito y quiere ser protagonista en su vida, lo que demuestra que tiene talento y que posee planta de artista y líder de grupo. Como sabe que para lograrlo necesita a sus compañeros de escenario, imaginamos que los presionará para obtener los resultados que desea. Necesitábamos una personalidad emprendedora en el grupo, y quién mejor que el cantante, para motivar al resto a perseguir la cima más alta. Su liderazgo lo compartirá con el guitarrista solista, también con un aspecto sorprendente y con las ideas muy claras. Una persona que imaginamos influirá muchísimo en el cantante, puesto que colaborará en la composición de las melodías. La diferencia principal entre ambos es que mientras el vocalista tiene un lado infantil y caprichoso que le impide ver objetivamente toda la realidad y reaccionar con decisión, el guitarrista posee un egocentrismo que ve las malas críticas como retos, vacilaciones a las que se va a enfrentar para que no se vuelvan a repetir. Aunque pueda parecer extraño, su carácter chulesco les va a permitir crecer profesionalmente.

En el grupo contamos con una chica bajista para otorgar una imagen más abierta de la banda. Creemos que la colaboración de una mujer en un grupo de chicos que tocan una música generalmente asociada a músicos varones, va a permitir llegar a un público mucho más amplio.

Hemos escogido a una joven reivindicativa, que es consciente de la cierta “manipulación” que ejercemos sobre ellos, pues empezamos a trabajar en base a un proyecto exclusivamente nuestro, que tras la elección de los músicos es, por supuesto, también de ellos. Cuentan con poder de decisión y nunca se decide nada sin su consentimiento. Es por esto que pone más obstáculos al buen desarrollo del conjunto, pues se muestra más independiente y dedica el tiempo justo y necesario a su producción. Su vida no es The Ocean y nos lo ha manifestado. Esto podría ponernos en peligro pero en realidad también sueña con el triunfo y eso es lo que nos importa. Tiene un modo de vida y unas costumbres diferentes al de sus compañeros pero no nos preocupa, forman un buen colectivo. Un claro ejemplo de ello es la falta de culto a su cuerpo. Mientras los demás se aprovechan de su imagen para llegar al público, algo que consideramos imprescindible para una más rápida recepción por parte de los oyentes, ella parece querer esconder su atractivo, lo que, pensamos, la hace todavía más interesante.

El batería es el más diplomático y serio de todos. Alguien con grandes conocimientos en la creación y producción de la música, pues tiene experiencia como ingeniero de sonido, así como de músico en otras agrupaciones. Su actitud conviene especialmente, pues muestra una cabeza muy bien amueblada que puede ayudar a centrar al resto. Su personalidad madura acepta y relativiza bien las críticas. Digamos que además de ser el percusionista del grupo, es la conciencia de todos sus integrantes. Suele acertar en las decisiones y sus compañeros lo saben, por eso confían en él y acceden a sus propuestas. Nosotros también le mostramos nuestra confianza para asegurarnos de que quien más poder tiene internamente en el grupo conozca bien nuestras intenciones y se las presente al mismo.

En definitiva, cada uno de ellos refleja un valor de los que queremos resaltar como definitorios de la banda: la juventud, la responsabilidad, el egocentrismo, la ambición y la atracción. Cada uno de los componentes es diferente, pero creemos que juntos llegarán a todas las metas que les propongamos, pues poseen una imagen de grupo perfecto en el que se integran virtudes esenciales para hacer de ellos unas estrellas.

Cada integrante del grupo posee un pasado, del cual hay aspectos que nos gustaría omitir en un principio para no crear una imagen equivocada de los personajes. Tal vez, cuando los espectadores ya conozcan sus personalidades, interese sacar a la luz esos acontecimientos que primero nos ha resultado mejor reservar en secreto. Por tanto, en un primer momento sí que jugarán cada uno de ellos un rol para no llamar la atención en matices que no nos interesen profesionalmente. Por ejemplo conocemos la existencia de desórdenes alimenticios en la bajista y sospechamos que el guitarrista sea bisexual, así como sabemos que consume drogas. Todos estos factores son determinantes en la imagen del grupo, que hasta que no conozcamos cómo van a inferir en el público, no sabemos si resultan perjudiciales o beneficiosos. Así que vamos a dejar aparcadas estas facetas de los artistas, al menos en los comienzos. Posiblemente, luego los utilicemos como recursos cuando vayan perdiendo popularidad y necesiten aparecer en los medios para realzar su imagen.

Teniendo en cuenta cómo ha fluido cada una de sus vidas en el pasado, podemos hacernos una idea de cuánto tiempo vamos a poder mantener una misma imagen del conjunto. Realmente vemos que la drogadicción en el caso del guitarrista puede pasar factura, empezando por él mismo y mal influenciando al cantante. También tenemos en cuenta que el batería pueda cansarse de ser siempre quien ponga los pies en el suelo de todos ellos o que la bajista considere más importante su vida fuera del grupo que dentro del mismo y abandone. Aun así tenemos claro que unidos obtenemos resultados muy favorables, y a pesar de los riesgos continuaremos con estos chicos hasta que alcancen la cúspide de la pirámide más alta. Pues como dice el proverbio: Acepta los riesgos, toda la vida no es sino una oportunidad. El hombre que llega más lejos es, generalmente, el que quiere y se atreve a serlo.

Cloverfield

(Cloverfield: Monstruo en España) es una película de 2008 dirigida por Matt Reeves y escrita por Drew Goddard. Su argumento se basa en una cinta encontrada por el ejército estadounidense que muestra la experiencia de una serie de supervivientes antes y durante el ataque de un monstruo sobre la ciudad de Nueva York.
El film asume los rasgos de las películas kaiju (término japonés que engloba las películas de monstruos), sin embargo se aleja de lo convencional al enfocar el plano narrativo en la vida de los personajes y no en el foco de la acción o en los héroes. Esto está reforzado por el tipo de filmación, que emula la grabación del tipo «cámara en mano» lo cual le sitúa en un plano completamente subjetivo.
Partiendo de este punto, podemos ver que nos encontramos ante un proyecto poco convencional, sumando a ello que la película fue aprobada en secreto y su casting se realizó sin dar pistas del guión a los candidatos. Asimismo, en las salas de cine se advirtió mediante carteles que su visionado podía ocasionar vértigo, por el tipo de filmación casera con el que se trabaja.
Centrándonos en su lanzamiento, punto sobre el cual hemos ideado nuestra publicidad ficticia del producto, apuntamos que se dio a conocer a través de su primer anuncio exhibido en las salas de cine justo antes de comenzar la película Transformers. En este adelanto, se hizo una grabación con una cámara casera, mostrando solamente la fecha de su lanzamiento. Desde este momento hasta su estreno, Paramount Pictures llevó a cabo una campaña de marketing viral para promocionarla Para ello, se hizo circular en Internet y en los cines una serie de nombres falsos entre los cuales estaban: 1-18-08, Untitled J.J. Abrams Project, Cheese o Greyshot.
Desde un primer momento, el enigma que cubría la película fue relacionado con Lovecraft, célebre escritor de novelas y relatos de terror, habiendo una enorme especulación por parte de la prensa y el público sobre si estaba basado o no en su literatura. Su página oficial, 1-18-08.com, presentaba características inquietantes como el hecho de presentar fotografías con fecha y hora para que se encadenen los hechos, la aparición del rugido de la bestia exactamente a los 6 minutos, signos extraños, elementos ocultos en los rincones de la web. Incluso The Washington Post y el programa 9News de Colorado aportaban pistas acerca de las fuentes que se podían consultar para desvelar el enigma.
El elemento más notable es la repercusión que esto tuvo en el público, apareciendo un sinfín de teorías acerca del nombre y el argumento en publicaciones como Usa Today, The Guardian, The Star Ledger o Entertainament Weekly, sumándose a ello una participación masiva en la red de los internautas. Considerando nuestras posibilidades y el tiempo con el que contábamos para llevarlo a cabo, pensamos que el hecho de centrarnos en el factor misterio que arrojaba esta campaña era lo más sensato. La creación de una web era una tarea que colmaría el tiempo de trabajo, y el acceso a publicidad en la red o en los medios era un hecho imposible, por lo cual nos ceñimos a un espacio que tuviese visitas frecuentes, que no requiriese un proceso de maquetación, y que a su vez fuese gratuito. La respuesta la encontramos en las redes sociales.


Tuenti fue la mejor opción, por el simple hecho de que en su dinámica los llamados ‘eventos’ son más que habituales, y las notificaciones de los mismos son bastante notables para el usuario. De este modo la atención que pretendíamos conseguir residiría en este servicio que nos ofrece la página, gestionándose un calendario para lanzar los eventos. Junto con la planificación por días, ideamos el formato de cada uno de los eventos, siguiendo una regla simple: desvelar progresivamente la información. Asimismo, consideramos que el público necesitaba una serie de conceptos a los cuales aferrarse para crear cierta familiaridad, por lo cual decidimos desvelar desde un primer momento el nombre del grupo, e identificamos a cada integrante con una palabra (Touch, Beat, Breathe y Take). Esta multiplicidad responde al modelo original de la película, en la cual se aportan diferentes referencias al público para crear incertidumbre. Consideramos un tercer término, el cual sería común a todos, basado en la palabra “Experience” que recogía el espíritu de lo musical, y a su vez resultaba generalista y por tanto enigmático.

Campaña de lanzamiento

Con la creación de esta campaña se buscará resaltar ideas tales como el positivismo y la juventud. Transmitir una energía de la que todos pueden formar parte. Teniendo claro que el nombre del grupo será ‘The Ocean’ se podrá inculcar así la homogeneidad, visto el océano como inmensidad y profundidad. Jugar con una idea y una imagen (protagonista de carteles y de las portadas de los discos) que puede aportar tanto tranquilidad como dinamismo y euforia -estados revueltos o pacíficos del mar-. Y al final otorgar una sensación de plenitud a aquel que no sólo escucha al grupo sino que lo identifica y asocia con una imagen como la del océano.


Después de poder atribuirle estos elementos clave al grupo, con medios y campañas que veremos en breve, podemos pasar a habar del estilo e iconografía que destinaremos a la publicidad. Se apostará por letras simples, que no dificulten la legibilidad y permitan un impacto más directo sin tener que dedicarle mucho tiempo a su visionado. Por el color azul oscuro que recuerde al océano y a sus atributos y, en última instancia, al nombre del grupo. La iluminación y los focos siempre irán acordes a esta idea. Es más, las letras podrían estar formadas en ocasiones por pequeños focos de luz. Por último la imagen a la que evoca siempre irá acompañando de una forma u otra al título: como logo. Ésta será pues la línea a seguir, facilitar la interpretación a la masa sin perder la vistosidad.

En un primer momento, antes de dar a conocer al grupo con sus elementos característicos y de hacerle fácilmente reconocible, se pondrán en marcha una serie de anuncios cortos televisivos en los que se buscará captar la atención del público mediante el misterio. Los spots no revelarán nunca nada, sólo servirán para atraer con el suspense y el enigma la curiosidad de los espectadores. Serán cuatro: uno por cada componente. De cada uno se extraerán imágenes en las que se incluirá el nombre del grupo y que serán utilizadas también como cebo publicitario (pueden verse todas en la galería de imágenes del blog)

Anuncio 1: Plano estático de un amplificador con una guitarra delante. Aparece alguien (del cual sólo vemos sus piernas) y la coge marchándose sin detenerse mientras se difumina la imagen y aparece en el centro de la pantalla el texto: ‘Take The Experience’.

Anuncio 2: Esta vez una silueta a contraluz será el centro de la imagen. Aparecerá soplando para apagar una llama mientras la cámara hace zoom sobre el foco de luz. A continuación el texto: ‘Breathe The Experience’ entra en escena.

Anuncio 3: En esta ocasión vemos a alguien de espaldas. Alzará de pronto los brazos para hacer chocar dos baquetas y los bajará. Después entrará el texto: ‘Beat The Experience’

Anuncio 4: El último spot constará de una persona de espaldas a nosotros acariciando el mástil de un bajo antes de que surjan las ya conocidas letras, esta vez diciendo: ‘Touch The Experience’

Además, como se ha indicado, utilizaremos diversas imágenes con un importante componente artístico y que no revelen los rostros de los músicos, que estarán asociadas con cada uno de los anuncios.

Pese a que hemos descrito cuatro spots básicos, pueden acabar apareciendo muchos más, fruto de la combinación de los primeros. Los eventos irán apareciendo siempre con nuevo material que aumente las ganas de los seguidores, que irán enviándolo a sus contactos y promocionando así al grupo incluso antes de su lanzamiento oficial.

Hemos previsto pedir los permisos necesarios para utilizar como banda sonora temas musicales de otros grupos de renombre, pues ello puede ayudar a fomentar el desconcierto de los receptores, así como a constituir un importante impulso, ya que la colaboración de artistas consolidados puede ser clave en nuestra promoción.

El objetivo de estos breves clips -que se irán alternando- en los que no se explica nada a propósito, será el de provocar al público para que las siguientes campañas tengan más éxito y queden expectantes de ver de que se trata: una serie, una película, un grupo, un programa, un concurso… Es por esto por lo que no se utilizarán aún otros medios de difusión salvo el de los carteles en la vía pública (como las marquesinas de las paradas de autobús) o el uso de estos vídeos e imágenes en las redes sociales. Sin que ninguna explicación acompañe nunca al contenido con el fin de que se puedan llegar a establecer foros de discusión. Las imágenes que se vayan publicando serán más reveladoras progresivamente para ir alimentando la intriga.

El cartel en cuestión constará de la imagen de un océano en el ocaso y unas siluetas centrales en su horizonte. Al medio figurará el texto ‘The Ocean’. Sobre esta imagen se trabajará después para la portada del primer disco.

Este tipo de publicidad que pretendemos aplicar se conoce como marketing viral. Su nombre se debe a que el objetivo del mismo es que el producto que se publicita se expanda de forma similar a un virus informático, de manera exponencial y mediante el boca a boca.

Esto se consigue gracias a la sencilla ejecución de la campaña, cuyo presupuesto es relativamente bajo y el porcentaje de resultados positivos muy elevado como hemos visto en el análisis del film ‘Monstruoso’ al comienzo.

En una segunda fase se revelará en todos los medios el grupo de música ‘The Ocean’ y el single comenzará a sonar. Single que además será gratuito. Podrá descargarse por Internet libremente y se regalará y repartirá en revistas musicales y juveniles y en periódicos nacionales. El grupo hará presentaciones en grandes superficies, tiendas y cadenas musicales, programas de entretenimiento… comenzarán a ser rostros conocidos en Facebook, teniendo MySpace, página web y apareciendo en Spotify…

La fase final será el lanzamiento del disco. La imagen definitiva -para portada y nuevos carteles- modificará la anterior en varias cosas:

1. Cinco focos iluminan la superficie desde el cielo en la noche. Las siluetas pasan a ser más reconocibles, serán cuatro y podremos ver sus instrumentos. Los componentes quedarán en el centro superior de la imagen, sobre el horizonte y debajo del foco central.

2. Las letras ‘The Ocean’ ya no figuran en el agua sino en el cielo encabezando el cartel. A la izquierda de las siluetas quedará ‘The’ y a la derecha ‘Ocean’, cada una entre dos focos. Además las letras estarán hechas con pequeños puntos de luz (siempre amarilla).

3. Debajo del océano se podrá distinguir, de forma difuminada, a millones de personas siguiendo y vitoreando al grupo.

4. En la esquina inferior derecha acompañarán a la imagen las palabras ‘The Ocean Experience’.

Se grabaría el primer videoclip para poder difundirlo rápidamente por todos los medios posibles y comenzarían los conciertos. Su música será colgada en las redes P2P (eMule, Ares…) para que todos puedan descargarla y aumentar potencialmente los seguidores y la asistencia a los conciertos. Aunque ellos no podrán hacer apología a la ‘piratería’ ni reconocer los beneficios que otorga si se diera la circunstancia de hablar de ello en los medios. En última instancia la ‘piratería’ multiplica la venta también de discos aunque parezca a priori paradójico, pero no conviene librarse del modelo tradicional de marketing si se pueden aprovechar los dos aunque sea a costa de los artistas y los consumidores.

Esto nos lleva a la parte del merchandising. Se pondrán a la venta los accesorios que caractericen a los componentes del grupo, a ser posible asociándose así con algunas tiendas de ropa. Del mismo modo chapas, camisetas del grupo, elementos típicos como mochilas o carpetas… serán comercializadas con su marca. En un primer momento una camioneta cargada de este material podría acercarse a universidades e institutos y repartir el single y algunas prendas al tiempo que sintoniza la música de ‘The Ocean’. Así, mientras promociona al grupo y lo convierte en cercano, crea una base consumista y una necesidad a un público que escucha, enganchado, una música que dice otra cosa.

Veamos cómo en ocasiones precedentes, multitud de conjuntos y artistas musicales han firmado contratos con grandes compañías textiles que han incorporado una línea de ropa vinculada a los primeros o que han sido parte de sus campañas de promoción.

También encontramos casos de creación de etiquetas propias del grupo o de uno de sus integrantes.

Por ejemplo, la marca británica Ben Sherman estuvo asociada con varios grupos indie ingleses, como Oasis, The Clash. Actualmente lo hace con Arctic Monkeys vistiendo a sus miembros.


Uno de las marcas con las que mayor número de veces se han vinculado las estrellas del panorama musical es Converse. Sus famosas zapatillas han sido usadas y personalizadas en incontables ocasiones. Artistas como Sid Vicious, Dani Martín o Green Day, entre otros, se han promocionado siendo la imagen de las campañas de márketing de dicha marca, a la que da manera recíproca han publicitado. Tanto es así que en la portada del álbum Zapatillas, de El Canto del Loco, aparecen unas viejas Converse en plano detalle.


En cuanto a la creación de líneas de ropa personalizadas, nos apoyamos en casos como el de Liam Gallagher (cantante de Oasis), cuya marca Pretty Green entró en el mercado con una aceptación muy notable, o el de Avril Lavigne con la etiqueta Abbey Dawn.

Es primordial determinar el público al que queremos acceder (el target) con el producto en cuestión, pues en función de las características del mismo, el grupo debe transmitir ciertos valores y comportamientos.

Además, es fundamental conocer los espacios que nuestro receptor frecuenta a la hora de movilizar campañas publicitarias dentro de unos ámbitos sociales determinados.

Buscamos la masa joven de una media de edad de 22-23 años, oscilando el posible intervalo entre 16 y 30 (aspectos como el atractivo físico garantiza atracción de adolescentes). Por tanto es conveniente colocar puntos de promoción en universidades, institutos y residencias estudiantiles durante los días lectivos, pues nuestro target se mueve dentro de este ámbito en su gran mayoría.

Los fines de semana o festivos sería más acertado tomar contacto con el público en zonas habituales de fiesta, como discotecas o conciertos de grupos que presenten similitud en cuanto al estilo musical (aunque en un primer momento este vínculo podríamos dejarlo a un lado ya que interesa atraer el máximo número de gente posible). También los centros comerciales y puntos de venta de música y tecnología (FNAC, Media Markt, etc.) son un foco de afluencia juvenil.

Por otro lado, a la hora de lanzar el producto, constituiría un impulso fundamental la asociación con empresas que concuerden con el modelo de vida y los gustos del público al que aspiramos llegar.

Como ya hemos dicho es fundamental asociarse con marcas de ropa y tiendas textiles enfocadas a la juventud que incorporen la imagen de nuestros protagonistas, así como plantear la opción de diseñar una línea de moda que imite la forma de vestir de los integrantes del grupo.

Por otro lado, la colaboración y recomendación de otros artistas reconocidos dentro del gremio puede ser vital a la hora de impulsar el producto.

Como última cuestión, cabe fijar la dimensión que pretendemos dar al producto que ofrecemos, es decir, las formas de consumo del mismo. Interesa, dado las características de nuestro target, que sea un grupo cuya música tenga un carácter lúdico y que transmita energía y buenas sensaciones, que incite a ser escuchada en grupos de amigos o con las parejas sentimentales. No pretendemos crear un producto de culto, que sea consumido en la intimidad y de manera minoritaria, sino que junte a las masas y concuerde con la idea actual de diversión y amistad. Un producto pensado para gustar. Creemos que esto nos garantizará un éxito inmediato.

Tras el lanzamiento del disco, y por tanto superada la fase encubierta por el misterio generado a partir de la publicidad viral, los integrantes del grupo se convierten en figuras visibles apareciendo en espacios relacionados al target elegido. De esta forma, se intenta cubrir la expectativa generada por los pocos datos aportados anteriormente pasándose a una etapa en la cual los integrantes del grupo se muestran con actitudes individuales y por tanto diferentes, lo cual aporta diversidad al carácter general del grupo.

Cabe resaltar que no se trata de una sobreactuación, sin embargo sí se intentan perfilar sus actitudes resaltado de ellos los elementos que queremos que les identifiquen. En el caso de nuestro guitarrista, se distingue por una actitud desenfadada que caracteriza la tranquilidad con la que la juventud actual asume la vida. A su vez, sus referencias a los malos hábitos (tanto de forma explícita como implícita) refuerza la rebeldía que se busca recalcar en el artista. Podemos ilustrarlo mediante la siguiente imagen de Steven Tyler y Joe Perry, de Aerosmith; iconos del rock, caracterizados por su provocación en lo que respecta a las formas y la imagen:

Nuestro cantante se muestra elocuente en todo momento, una actitud animada que en todo momento demuestra sus dotes para ser la voz del grupo tanto en los escenarios como fuera de ellos. Es importante que desarrolle la habilidad de sobrellevar con simpatía cualquier tipo de asunto, aún siendo incómodo, para mostrar la apertura del grupo en todos los sentidos. A su vez, ha de mostrarse seguro dentro de su tónica positiva, sin caerse en la imagen del típico personaje bromista; es esencial que el público vea que cuenta con un trasfondo ideológico estable. Como ejemplo para ello podemos tomar la figura de Mika, alegre y segura de sí mismo, con lo que podemos combinar el espíritu de un luchador con la simpatía que lo hace tan único:

En cuanto a los restantes integrantes, tanto por su actitud personal como por su papel, son menos visibles y por tanto pueden ser sustituibles o bien estar ausentes en las apariciones en público, siendo primordiales las figuras anteriores. El batería de la formación se caracteriza por una actitud seria, mostrándose como un estandarte de la responsabilidad dentro del grupo, dado que le distingue su conocimiento musical y su apoyo al resto de miembros. Por su parte, la bajista se diferencia por una actitud tímida y pensativa, no siendo especialmente simpática al resto (sin que esto le lleve a caer en el desagrado). De este modo, se intenta limitar su tendencia ‘reivindicativa’ a una actitud más pausada, lo cual se traduce en un cierto control en la vestimenta dada su afición por mostrar sus ideas de forma radical (considerando que esto puede intimidar al público y generar una imagen radical del grupo).

Tratamiento del escenario/espacio en el que se desarrollarán las actuaciones.

Es importante que el escenario recoja el elemento artístico que caracteriza al cantante de nuestro grupo, dado que su teatralidad tiene que estar apoyada por un entorno acorde. De este modo, el uso de un telón translúcido o cualquier tipo de pantalla que realce las siluetas, previo al comienzo de la actuación, aporta un tratamiento simple y bello de la figura humana; lográndose desde un primer momento una fijación en la imagen de los integrantes. Para entender esto, centrémonos en la figura de Queen, un claro ejemplo de la integración del componente teatral en el escenario de un concierto. El grupo, y particularmente Freddy Mercury, se caracterizaban por tener una sensibilidad especial a la hora de elegir las vestimentas y los recursos en escena. Tanto es así, que incluso se decía que sus conciertos parecían un verdadero espectáculo de magia en sus inicios (jugándose a aparecer y desaparecer), en los cuales la imagen tenía un potencial espléndido. En el estracto de su video musical Bohemian Rhapsody, podemos ver como se hace un aprovechamiento inicial de las siluetas, marcándose un fuerte contraste cuando entra la fase instrumental y dejándonos completamente immersos en la figura del rostro de sus integrantes:

Dentro de la dinámica artística de los conciertos, sería ideal añadir elementos visuales como imágenes abstractas, coloridas y hasta animadas integradas en forma de videos, lo cual aporta dinamismo y realza la estética de la representación, siempre cuidándonos de que no resulte una distracción para el público. No debemos olvidar en ningún momento que no es una fusión con el teatro, como pudo resultar The Wall de Pink Floyd; sino que se trata de un espacio concebido para integrar diversas disciplinas con el fin de trabajar dos conceptos: la imagen y la diversidad. Abarcando más ampliamente este último término, la inclusión de simbología e imágenes de culturas alternativas a la occidental aportarían cierto misticismo y expandiría la sensación de estar ante un proyecto abierto a todos. Veamos sino como Shakira, una artista que en numerosas ocasiones hace alusión al mundo oriental (aun estando completamente sumergida en el mercado occidental bajo una clara etiqueta pop), utiliza iconografía alternativa de fondo para complementar sus actuaciones y crear una cierta sensación de seducción ligada al misticismo:

Cabe resaltar, como hemos dicho anteriormente, que la iluminación juega en todo momento un papel fundamental, dado que los juegos de luces marcadas y colores vivos sumergen al público en el amplio sentimiento de jovialidad y disfrute que pretendemos conseguir con la música de The Ocean. El uso de una iluminación fuerte no sólo nos trae la imagen de un concierto de rock, sino que también sugiere al público aquellos momentos de diversión en discotecas y bares en donde la música y la iluminación se entremezclan para crear un entorno dinámico y sumamente especial. De este modo, el uso de luces tenues ha de limitarse a ciertas canciones que por su línea instrumental así lo requieran, dándose preferencia en el setlist (guión de concierto) a aquellas canciones que sean capaces de movilizar al público.

Además de las características generales, es escenario tiene que mostrar una serie de espacios personales en los cuales cada artista pueda demostrar sus señas de identidad. Mediante un concepto de minimalismo, cada integrante aportará uno o varios elementos que le distingan del resto, estando por supuesto acorde a la imagen que queremos dar de cada uno de ellos. Con esto, nuestro guitarrista puede tener una botella y un vaso sobre su amplificador, lo cual evoca su descontrol y rebeldía. Esta imagen es originaria de los clubes de Jazz y Blues, en los cuales los músicos por falta de espacio colocaban sus tragos encima del propio equipo, bebiendo en la propia representación. Posteriormente, se expandió al mundo del Rock y el Metal, siendo a día de hoy un distintivo para aquellos artistas que pretenden asumir el papel de rebeldes. A continuación podemos ver una imagen de Slash, guitarrista de Guns N’ Roses, en una sesión fotográfica en la cual se pueden apreciar los distintivos fundamentales que sirven para relacionarle con la mala vida: una botella, un vaso, un zumo de naranja (utilizado junto al vodka, en el famoso coctel ‘destornillador’ tan popularizado en los 80), cajas te tabaco y un cenicero:

En cuanto al cantante, puede incluir un pañuelo entrelazado en su pie de micrófono, o bien incorporar un espacio con alfombras y velas para la representación de canciones más pausadas. Esta actitud de relajación combina perfectamente con la imagen de espíritu libre que queremos dar de él, siendo un recurso muy utilizado por otros artistas. Un ejemplo bastante gráfico es el de Shannon Hoon, cantante de Blind Melon, al cual podemos observar en el siguiente video descansando sobre una alfombra mientras canta su conocido hit No Rain, estando el resto de integrantes de la banda sentados en sillas como suele hacerse en los conciertos acústicos (utilizándose también taburetes):

En cuanto a la bajista de nuestro grupo, su ímpetu por apoyar causas sociales puede quedar plasmado en banderas, signos, o pintadas en sus amplificadores. Como podemos ver, resulta una forma directa y muy rudimentaria, lo cual le da fuerza y actitud a la idea que se quiere apoyar. Como ejemplo para ello, tomaremos a Rage Against The Machine, un grupo de metal alternativo conocido por la controversia que generó desde sus inicios al oponerse abiertamente al sistema y a las injusticias sociales. Siguiendo los pasos de Boston (intérpretes en los setenta de aquella famosa canción llamada More Than A Feeling), incluyeron en sus discos páginas web de colectivos para la defensa de los animales, la reivindicación de los derechos de la mujer o la ayuda en el tercer mundo. En la fotografía seleccionada, podemos ver un concierto en vivo con una bandera norteamericana invertida ardiendo sobre los amplificadores. Este signo es recurrente, y significa el rechazo directo al modelo de vida difundido por los Estados Unidos, basado en valores como el patriotismo, el consumo, la guerra y la violencia.

Finalmente, el batería por su aire bohemio y sosegado, podría tener un perchero cercano con una amplia colección de boinas, un distintivo personal que le aporta un toque alternativo a su imagen. El uso de sombreros es casi un tópico en el mundo de la música, tanto es así que artistas como Slash de Guns N’ Roses, Lemmy Killmister de Mötorhead, o el propio Joaquín Sabina son fácilmente identificables a partir de estos complementos. En la imagen, podemos ver al mismo en pleno concierto, haciendo uso de un bastón, un sombrero y una chaqueta de corte más señorial; una combinación característica con la que Sabina juega para simular distinción: